cliches en la literatura juvenil

Clichés literarios en el género juvenil

Seguro que tú también conoces un montón de clichés de la literatura juvenil. Esas premisas que se repiten en docenas de novelas que ya has leído. Pero, por algún motivo, la fórmula sigue funcionando. Y, para bien o para mal, nosotros/as seguimos leyendo esos libros.

Que, ojo: no significa que sean malos. Simplemente, hay una serie de planteamientos que se repiten sin cesar, según pasan los años, novela tras novela. Si los autores y autoras lo tienen en cuenta a la hora de escribir un libro o no, no podemos saberlo.

Este post está basado en un vídeo de Clau Reads Books.

Amor a primera vista

Sus miradas se cruzan un instante, y es suficiente para asentar un amor que durará para siempre, y que será capaz de enfrentarse a todo tipo de obstáculos y tormentas. De algún modo, esos dos personajes están predestinados a terminar juntos.

El elegido / La elegida

El personaje principal es elegido para liderar una rebelión, para acabar con el antagonista, o para llevar a cabo una misión importantísima para la humanidad (o para una comunidad) y que nadie más puede hacer. Uno de los clichés literarios que más habrás visto en los últimos tiempos.

El chico malo

Un personaje atractivo, que enamora a la protagonista incluso a pesar de que la trata mal. Por supuesto, termina cambiando su manera de actuar por la chica y, al final, termina siendo el mejor novio del mundo. Al menos, en la mayoría de los casos.

Es uno de los clichés literarios favoritos de muchas lectoras.

La Mary Sue

La chica perfecta, del que todos los personajes masculinos se enamoran. A menudo, se combina con otros clichés, como el de la elegida o el de amor a primera vista.

Aunque no siempre es así, esto es propio, sobre todo, de autores y autoras que deciden escribir un libro y publicarlo por primera vez. Esto lleva a cometer errores de principiante. A todos/as nos ha pasado.

Amor prohibido

Todos los grandes amores quieren ser como el de Romeo y Juliera. Sólo que no tan breves. Los protagonistas no pueden estar juntos a causa de su familia, su religión, porque viven en clanes enfrentados, etc.

El triángulo amoroso

Aunque siempre ha existido, lo cierto es que llegó pisando fuerte con Crepúsculo, a partir del cual comenzamos a ver muchos más de ellos en la literatura juvenil. Incluso cuando uno de los personajes es claramente un amigo sin posibilidad de convertirse en un amante.

Estos son los clichés que hemos escogido para el post, aunque lo cierto es que hay muchos más. Escribir un libro puede ser difícil, y aunque no culpamos a los autores y autoras por los clichés, lo cierto es que ahí están.

Os animamos a ver el vídeo original que hemos enlazado arriba para descubrirlos todos, y si se te ocurren otros, puedes dejarlo en comentarios. 🙂

¡Danos un like y síguenos!
error

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email
Facebook
Facebook